Una reflexión durante la Eucaristía del martes 22 de junio de 2021.

Lecturas:

1 Pedro 4:12-19

Mateo 10:34-39

Memorial de San Juan Fisher (Obispo) y Tomás Moro, mártires

Reflexión pronunciada por: Reverendo Ángel Del Río

Haga clic en el reproductor de audio a continuación para escuchar el audio de esta predicación.

Predicacion_Junio_25_2021_Sinodo_UACC
31D799EE-DD43-4F5E-B216-2D2E4A837D37_edited.jpg

"No soy fan de los santos. Créeme. ¡No soy fan de los santos! A pesar de que yo bauticé mi ministerio en Dallas con el nombre de un santo: Ministerios San Romero de las Américas… Aún así, simplemente, no puedo ... ¡No soy fan de los santos!". Así es como le respondí a Eduardo, mi cónyuge cuando me preguntó: "¿Estás listo para ir al Sínodo de la UACC mañana?" Estábamos en camino a reunirnos con unos amigos para pasar la tarde con ellos, y proseguí: "¡No soy un fanático de los santos!" Eduardo estaba desconcertado por esto y me preguntó: "¿pero por qué? ¿Qué está pasando con eso? No lo entiendo". Entonces respondí: "Bueno, sucede que me invitaron a predicar / a ofrecer una reflexión este próximo martes, durante la misa, que es el memorial de Santo Tomás Moro y me resulta difícil predicar sobre esa celebración". Luego dijo: "¿Tomás Moro? Suena como a un santo español, ¿no?". "no, es inglés, de Londres", le respondí.

"Tomás Moro nació de una familia bien establecida, creo, y recibió una excelente educación que lo hizo convertirse en un abogado de primera y muy influyente en la política. También quería convertirse en monje, un cartujo creo, pero finalmente decidió quedarse como un hombre laico, y casarse, y formar una familia. Era muy devoto de la Iglesia Católica Romana, que creía profundamente que la iglesia era Una, Indivisible, Absoluta, y encabezada por la autoridad suprema que era el Papa y que nadie estaba por encima de él. Cuando Tomás Moro se enteró sobre el movimiento protestante de Martín Lutero en Alemania, pensó que esto era un problema grave para la Iglesia Católica Romana y que esto debilitaría el poder de la Iglesia alrededor del territorio. Por lo tanto, usó su influencia y poder político para evitar que fueran en contra de la Iglesia. Cuando el rey de Inglaterra solicitó al Papa la anulación de su matrimonio, esta anulación fue denegada, por lo que el rey se declaró a sí mismo como la cabeza de la iglesia y del estado en Inglaterra. A Tomás Moro tampoco le gustó esto porque la Iglesia es: Una e indivisible, con el Papa como único jefe y nadie por encima de él, por lo que rechazó la posición del Rey. Una vez más, utilizó su influencia y poder político para crear inestabilidad política en Inglaterra contra el rey. Finalmente fue encarcelado y luego decapitado. Muchos años después, Roma lo elevó, al altar, como mártir, debido a su lealtad indivisa al trono de Pedro... el Papa". Eduardo me detuvo ahí mismo y de repente me dijo: "¿Sabes las consecuencias de lo que estás diciendo, verdad? ¿Entiendes lo que acabas de decir?" 

 

Yo no comprendía lo que le preocupaba, así que le contesté: "No. No lo entiendo. ¿Qué es eso"? "Bueno, ¿no ves que este tipo creía que la única iglesia verdadera era la católica romana, y la única cabeza verdadera era el Papa? ¡Todos los que se oponían a su punto de vista eran problem´ticos para él y los rechazaba y excluía usando su influencia y poder!" Él respondió. "¿Por qué la UACC celebra la fiesta de alguien que si estuviera vivo hoy no los consideraría a ustedes como católicos, a pesar de que ustedes creen que son? ¡El habría sido alguien que también los habría rechazado y excluido, y usado su influencia y poder contra ustedes! ¡Tú no eres parte de su iglesia como él la ve!" Bueno, Eduardo no sabía que la razón por la que estábamos incluyendo su memorial en la misa del martes es porque seguimos el calendario católico romano y su memorial sucedió ese día, el primer día de nuestro Sínodo ...  


"Entiendo que Tomás Moro está actuando como un hombre de su tiempo, evaluando lo que sucede a través de su propio lente, que son sus creencias y valores religiosos, y su visión del mundo. Estaba siendo auténtico consigo mismo al reaccionar como lo hizo a los "signos de su tiempo". Eduardo continuó su propia reflexión. "Pero aún asi… ¿no te das cuenta de que precisamente tu, puedes ser hoy sacerdote, una vez más, y como sacerdote casado, y casado con otro hombre, en una iglesia católica que resulta ser única y distinta de la iglesia romana, porque antes de ti vinieron muchas personas gays, lesbianas, transexuales, bisexuales, y no-binari@s, que se atrevieron a soñar con una nueva iglesia católica donde se sentirían bienvenid@s , incluid@s; una iglesia donde celebrarían los sacramentos e incluso serían aceptad@s como ministr@s ordenad@s; Pero much@s de ell@s fueron silenciad@s, castigad@s, excluid@s, expulsad@s, y en muchos casos dieron o perdieron sus vidas por sus sueños?".

 

En ese momento yo también pensé en l@s much@s hombres y mujeres: monjas, hermanas religiosas, obispos, sacerdotes, líderes laicos, teólogos, que también se atrevieron a soñar con una nueva iglesia católica que pudiera ser de inclusión y que pudiera abrir sus puertas al liderazgo y el ministerio de la iglesia a tod@s sin importar su género y estado civil; una iglesia que reflejara, diera la bienvenida y promoviera a las mujeres en todas las áreas del ministerio y el liderazgo en la iglesia; una iglesia que tiene clara su teología misionera; una iglesia que trabaja por la justicia social y vive un impulso de justicia sacramental... y ellos también fueron silenciados, castigados, excluidos, expulsados, y en muchos casos pagaron con sus vidas porque se atrevieron a soñar.  

 

Hoy comenzamos nuestro Sínodo: El Sínodo 2021 de la UACC: Iglesia Católica Americana Unida. Que cada uno de nosotros se atreva a soñar con una nueva iglesia que esté abierta para tod@s quienes sienten el llamado a servir de líderes y / o servir en varios ministerios en nuestras ciudades donde estamos. Que este sínodo nos ayude a entrar en una verdadera reflexión sobre cómo ha de ser esta nueva iglesia y empecemos a construirla. Que nos atrevamos a soñar, para honrar a aquellos que vinieron antes que nosotros soñando con la nueva iglesia, queriendo nuevos comienzos, y ya no están aquí con nosotros, no son recordados por la Iglesia Romana, ni son celebrados por nadie. Que el mensaje de hoy del Resucitado resuene en nuestros corazones mientras nos susurra, de una manera refrescante, una vez más, diciendo: "Si quieres seguirme, ve tras la oportunidad, atrévete a soñar con la nueva iglesia, ve por el desafío, y llévalo contigo, y hazlo realidad". amén.