Ministerios SRA acompaña a Proyecto Inmigrante en la bendición y apertura de la nueva sede y centro de servicios a la comunidad en Grand Prairie, Texas.

Mani Rubio

31 de agosto del 2021

Celebrando su quince aniversario, los equipos cívicos y religiosos relacionados con la organización Proyecto Inmigrante, se reúnen para celebrar la apertura de lo que ha de ser la sede permanente y centro de servicios para la comunidad en Dallas y todo el Metroplex.

Un buen número de personas se congregaron en las nuevas instalaciones de Proyecto Inmigrante para celebrar los exitosos resultados que esta organización ha conquistado durante su existencia de 15 años. Ministerios SRA también estuvo presente para acompañar a su CEO Douglas Interiano y sus equipos de trabajo.

“Nuestra mamá no solo nos inculcó a echar adelante, sino que a también a regresar a la comunidad y dar de vuelta un poco de lo que hemos logrado como agradecimiento a lo que la comunidad misma una vez nos dio. Como decía mi mamá: ‘con título o sin título, vamos a ayudar,” compartió a la audiencia allí reunida la señora Mónica Alonso, exconcejal de la ciudad de Dallas.

“La necesidad nos une. La necesidad del inmigrante de lograr un mejor mañana nos une. Estamos aquí para apoyar a los inmigrantes y dar lo mejor nuestro,” afirmó pastor Lynn Godsey, miembro fundador del comité ejecutivo de esta organización.

Douglas Interiano, quien desde sus comienzos es el presidente general de Proyecto Inmigrante explicó que en la actualidad existe una red de ayuda y apoyo entre mas de 25 iglesias de varias denominaciones religiosas que sirven como un consejo interreligioso para Proyecto Inmigrante. También cuentan con equipos de consejos comunitarios con bases en Dallas, Fort Worth y Wichita Falls. A lo largo de su trayectoria, esta organización ha servido a unas 100,000 familias.

Y finalizó Douglas reflexionando: “Buscar una reforma migratoria presentada desde el Congreso de Washington en estos meses podría traer la residencia (y luego la ciudadanía) a alrededor de 5 a 7 millones de personas que ya están aquí en los Estados Unidos. Estas personas compondrían a los “soñadores” que están amparados bajo el DACA, las personas que trabajan la agricultura y han sido la espina dorsal de toda la alimentación del país particularmente en este tiempo de COVID, y todo el personal que trabaja en empleos esenciales. Esperamos, mejor dicho, rezamos y deseamos que esta reforma se logre pronto. Para eso nos estamos preparando.”